¿Los puntos por pulgada (ppp) son importantes?

Imagínate la situación siguiente.

Estás terminando las últimas páginas de tu cómic. Cada página la estás realizando a un tamaño DIN-A4. No sabes lo que son los ppp pero ponía 72 y supones que tampoco será tan importante. Has calculado perfectamente las líneas de corte y la sangre, para que al cortarse, tenga el tamaño perfecto en la imprenta. Has creado una historia de calidad, los personajes, diálogos, la narrativa visual, los colores, todo.

Es la niña de tus ojos. Llevas meses encerrado en tu casa viéndola crecer. Te ha llenado de ilusión hacerla, aunque haya sido un esfuerzo considerable.

Ya se masca la tragedia.

Al llevarla a imprimir te dicen no se que, de la “versión para imprimir”. Te dicen algo de unos ppp que te suena pero no sabes porqué. Te dicen que no se puede imprimir con esa calidad.

No entiendes nada y un amable señor te enseña esto:

artistate_ppp_comic_01

Sigues sin entender nada y les dices que es la calidad en la que has hecho todo el proyecto. Entonces escuchas: “Pues, me temo que tienes que repetirlo todo de nuevo”. En ese momento les escuchas hablar raro, como si fuese desde lejos. Retumban con eco metálico, mientras tu empiezas a ver puntitos brillantes y te sientes mareado.

Basta de dramas. Voy a explicarte brevemente qué es el ppp (o dpi) y como ajustarlo correctamente para que nunca te pase algo como esto.

¿Qué son los puntos por pulgada?

Trabajando en digital, lo primero que nos deberían explicar es el concepto de PPP o DPI. ¡Pero apenas se hace! Es tan importante (o más) que elegir el tamaño correcto del lienzo donde vas a trabajar.

El concepto puntos por pulgada (ppp) es una unidad de medida. Se usa para determinar la nitidez de una imagen impresa. El valor indica la cantidad de puntitos de color que una impresora deja en una línea de la longitud de una pulgada.

En inglés se llama “dot per inch”, es decir DPI.

Las impresoras y los puntos por pulgada

Los ppp están directamente relacionados con la impresión, pero indirectamente relacionadas al archivo digital. Después te lo explico.

Las impresoras normales tienen una calidad de impresión de 300ppp. Si le pides imprimir el mismo archivo con una calidad de ppp mayor, no notarás la diferencia.

Las impresoras matriciales tienen una calidad de impresión inferior. De unos 60-90 ppp.

Sin embargo, hay impresoras laser que pueden llegar a imprimri a una nitidez de 600 y hasta 1200 ppp.

Por lo tanto, tienes que estar preparado y saber con que ppp vas a tener que trabajar las imágenes que realices.

Puntos por pulgada, tamaño de la imagen y la cantidad de píxeles

Los ppp de una imagen están directamente relacionado con el tamaño en píxeles de esta y su tamaño real al imprimir.

Te pongo un ejemplo.

Si tenemos una imagen de tamaño de impresión A4 (un papel normal y corriente) y tenemos una densidad de puntos de 72ppp, el tamaño en píxeles de la imagen será de 595 x 842 píxeles. En cambio, si aumentamos la densidad de puntos a 300ppp sin afectar al tamaño en centímetros de la impresión (es decir, sigue siendo una A4) la cantidad de píxeles de la imagen sería de 2480 x 3508 píxeles. Es decir, tienes más píxeles para definir la imagen. Por lo que la impresión será mejor. Menuda diferencia, ¿eh?

En digital, además, puedes modificar los ppp de una imagen, sin afectar al tamaño real y calidad de la imagen, ya que los píxeles se modificarán en proporción. Por ejemplo, trabajas en una imagen más grande de lo que necesitas con una gran cantidad de píxeles, puedes reducirla de tamaño para aumentar su ppp, sin que la cantidad de píxeles (información) se vea afectada. Simplemente se verá más pequeña en impresión.

¿Y en digital?

Si la imagen va a ser digital, puedes trabajar a 72 ppp con tranquilidad. De hecho, no se usan los ppp directamente en imágenes digitales, ya que en digital influye la cantidad de píxeles que tiene la imagen.

Consejos

Analiza los detalles de los encargos

Cuando te pida un cliente un encargo, no tiene porqué saber de ppp ni de píxeles y esas cosas. Pero tu cliente debería saber o al menos tener claro el tamaño en el que quiere el encargo y el uso que le va a dar.

Si es uso es 100% digital, felicidades. No te tienes que comer la cabeza.

Un ejemplo fue el encargo que realicé en el artículo anterior. La persona que me lo encargó me indicó que sería una impresión para una camiseta. Por lo que, debería trabajar en un tamaño como máximo el doble de grande que el tamaño final, y en 300 ppp. De esta forma trabajaré con previsión a posibles cambios, y sin que el archivo me pese más de lo necesario.

artistate-post-encargo-001-video

El tamaño es lo que importa

Reducir siempre es mejor que agrandar. Siempre. Al agrandar el ordenador debe reinterpretar y, literalmente, inventarse la imagen y perderá calidad.

Ante la duda, trabaja siempre más grande que el tamaño que piensas que vas a imprimir. Pero se consciente de que el tamaño es mayor (sobretodo si usas textos o le metes más detalles de la cuenta)

Esquema final

Para trabajos 100% digitales: 72ppp y el tamaño en píxeles.

Para impresiones de calidad buena estándar: 300ppp y el tamaño en unidades de medida

Para impresiones en b/n en una imprenta: 1200ppp* y el tamaño en unidades de medida

*(Mejor preguntar previamente al impresor, la tecnología cambia día tras día)

Espero que el contenido de este artículo te haya sido útil. Si quieres que profundice más indícamelo en los comentarios.

¿Usas los puntos por pulgada conscientemente al trabajar en digital?