¿Te ha pasado alguna vez?

Estás trabajando onfire en un dibujo o modelado. De pronto sientes que te viene la musa a visitar y de los dedos sale magia que empieza a crear algo maravilloso. Y encima estás presenciándolo sin saber cómo diablos has llegado a conseguirlo.

Y, de pronto… la TRAGEDIA.

Un apagón. Tocaste la tecla equivocada. Alguien de tu casa pone una lavadora. El técnico del vecindario cortó el cable azul en vez del rojo. Tu sistema operativo decide pedir perdón que permiso y te reinicia en la cara. El dedo gordo de tu pie tiene una visita a ciegas con el botón de la regleta del ordenador.

Y, por supuesto… No guardaste los progresos desde hace horas.

¿Has sentido un cosquilleo? Si, a mi también.

El no guardar los progresos es una de las mayores manías de una persona que trabaja en el sector creativo.

No voy a darte la solución definitiva, porque no existe. En este artículo quiero presentarte el panorama relacionado con la pérdida de progresos al trabajar y plantearte opciones para evitar estas catástrofes en la mayoría de lo posible.

¿Te has puesto el casco? ¡Allá vamos!

MOTIVOS POR LOS QUE PUEDES PERDER LOS PROGRESOS MIENTRAS TRABAJAS

Aprende sobre tu enemigo para poder luchar contra él. Vamos a analizar uno por uno los motivos más frecuentes de pérdida de progresos en nuestro trabajo.

A grandes rasgos hay dos grandes grupos: problemas de tipo hardware y de tipo software.

  • Hardware
    • Apagón en el vecindario
    • Caída de plomos en tu casa
    • Apagado involuntario de tu ordenador
  • Software
    • Reinicio del ordenador por orden del sistema operativo
    • Sobrecarga del programa por procesos
    • Error o glitch que “crashea” el programa
    • Corrupción del archivo de guardado

ANTES DE LA CATÁSTROFE

Siempre es mejor prevenir que curar. Es muy buena idea poner todas las medidas posibles antes de que ocurra.

No te obsesiones con ello. Lo ideal para tu trabajo es tomar medidas que sean “pasivas”. Es decir, una vez aplicadas, te permiten centrarte en lo que de verdad importa, que es crear.

¡Guarda!

Se que es obvio, pero una de las mejores soluciones a la hora de no perder tus progresos, es acordarte de que tienes que “guardar” el avance.

Debes saber cuándo quieres guardar. Sobretodo si has logrado avances importantes en el desarrollo. En este caso, hasta te recomiendo que guardes en otro archivo por separado.

Soy la primera persona que se tira horas sin acordarse del [Control+S]. Me cuesta acordarme de guardar porque me concentro demasiado por el proceso creativo. Cada vez que me acuerdo de guardar es como si me descentrara y tuviera que volver a centrarme.

Autoguardado

El héroe anónimo que te salva en el día a día.

El sistema de autoguardado consiste en un proceso que, cada determinado tiempo, te guarda automáticamente los avances del archivo. Pertenece al propio programa y puede ser un guardado en el mismo archivo, o en archivos diferentes.

En otro artículo hablaré más a fondo sobre ello.

El fantasma de la máquina

Cada programa tiene personalidad propia.

Los programas en ocasiones se bloquean cuando le pides ciertas acciones en un orden en concreto. Si usas un programa todos los días, empiezas a conocer que puedes pedirle y que no.

¿Te ha pasado alguna vez que sientes que se va a bloquear el programa? Una de las formas de evitar posibles pérdidas de avances es adaptarte al workflow del programa. Si sabes que al pedirle una acción después de otra se bloquea, graba antes, o busca un proceso diferente.

Be water my friend.

Que la realidad no te estropee una buena idea

Antes de trabajar, analiza dónde estás trabajando. ¿Tienes los pies cerca de la regleta de enchufes? ¿En tu casa se suele encender el horno, mientras se plancha y se pone la lavadora?

Intenta evitar situaciones peligrosas en las que el PC pueda quedarse sin corriente por apagar la regleta de enchufes, o que se caigan los plomos en tu casa debido al uso de demasiados aparatos electrónicos.

El uso de un portátil puede salvarte de más de una, ya que si hay un apagón de los mencionados antes, el portatil sigue operativo y te permite guardar los cambios. Pero ten cuidado porque la batería baja es otro elemento a tener en cuenta.

Esto también incluye al sistema operativo y su gusto por elegir horas inoportunas para reiniciar la sesión. Antes de trabajar, asegúrate de configurar bien los ajustes de reinicio.

DURANTE LA CATÁSTROFE

Si de pronto se te bloquea el programa y aparece el temido [No responde] no te alarmes, aún hay soluciones.

Paciencia

No pierdas los nervios, quizás sólo esté pensando.

Hay muchos programas que lo hacen. Le pides que calcule algo que suele tardar unos minutos. Tocas algo, y ¡PAF!, de pronto aparece el [No responde].

En ese momento tienes que tener la sangre fría. En casos como este, muchas personas empiezan a aporrear teclas o hacer clicks en botones. Deben pensar que está inconsciente y de esta forma volverá en sí. Créeme que es peor.

Si crees que pudiera estar en esta situación, tómate un pequeño momento de descanso. Levántate de la silla y estira un poco, ve al baño, o a tomar algo para despejarte. Al volver te encontrarás que el programa ya terminó de precalcular y sigue en perfecto estado. Ahora guarda. Por si acaso.

Lo siento en el agua, lo huelo en el aire

En ocasiones nos emocionamos y le pedimos muchas cosas al ordenador a la vez. Podemos tener muchos programas abiertos que pidan mucho, o un programa tiene un archivo muy grande.

El ordenador intentará seguir adelante para cumplir con su objetivo como el mejor soldado que tengas en tus filas… pero va hacia la muerte y lo sabes.

Si ves venir que el ordenador se está ralentizando, para en seco. Áun puedes salvarlo. De hecho, no guardes, porque eso puede causar que se bloquee por pedirle otro proceso.

Lo que tienes que hacer es eliminar procesos poco a poco. Como cerrar programas que no necesites. Por ejemplo, cerrar navegador web y el programa de música a cambio de poder guardar, ¿es un buen trato no?

Cuando notes que el ordenador se tranquiliza, prueba a guardar. Algunas veces no funciona, pero si se va a bloquear todo, probarlo es buena opción siempre.

DESPUÉS DE LA CATÁSTROFE

Como dicen los ingleses, “shit happens”. Da igual lo previsor que seas, las medidas que hayas tomado. Pero, a pesar de todo, tengo unos consejos para esta situación.

¡Aún no está todo perdido!

Hay programas que tienen un sistema de Recuperación de archivos. Normalmente funciona cuando el programa no se ha cerrado correctamente.

Si trabajas con programas que tienen este sistema, ¡estás de suerte! Es probable que no esté todo perdido y haya una última oportunidad de recuperar tus archivos.

Te recomiendo que busques tutoriales por internet para asegurarte en caso de que suceda. Busca “Recuperación de archivos” + el programa que uses.

Por ejemplo, en Photoshop te recomiendo este link de Espacio de Chus. ¡Gracias por el tutorial!

De todo se aprende

Si tras todo esto ha sucedido, no hay más que hacer. Los avances se han perdido.

Lo primero es ser consciente de que no hay vuelta a atrás y que tienes que ponerte de nuevo a realizar esos progresos. Pero tengo unas cuantas cosas que decirte sobre esto.

No es el fin del mundo. Estas cosas pasan y lo mejor que puedes hacer es seguir adelante y luchar con energía. Cuando realices encargos, cuenta con un porcentaje de tiempo de imprevistos para estas cosas.

Analiza cual fue el problema. Pero no ahora, ahora tienes que seguir adelante y luchar. Cuando hayas avanzado un poco y estés menos molesto, piensa porqué sucedió y pon soluciones si se puede.

No hay mal que por bien no venga

Lo sé. Suena a filosofía barata, pero créeme que no lo es. Esto te lo digo de todo corazón.

Un profesor mio, Sergio Santos, me dijo una vez: “Si pierdes parte del trabajo y lo vuelves a hacer, te quedará mejor. Te alegrarás de que haya sucedido.”

Al inicio no podía estar de acuerdo con él. Pero con el paso de los años y la experiencia, ha habido casos en los que un pantallazo sin guardar me ha hecho mejorar increiblemente un encargo en comparación a cuando perdí los avances.

Y ahora, cúentame.

¿Cuál ha sido tu peor experiencia de este tipo? ¿Tras leer esto, sabrías como reaccionar la siguiente vez que te ocurra?

¡Gracias por leerme! Si te ha gustado este artículo y no quieres perderte los siguientes, subscríbete a mi lista de correo. ¡Tendrás un regalo nada más subscribirte!